INFORMACIÓN SOBRE LA POSITIO DEL SIERVO DE DIOS ABUNDIO GARCÍA ROMÁN

Al inicio del pasado mes de febrero de este año 2020 los peritos encargados de su elaboración concluyeron la Positio sobre el Siervo de Dios, Abundio García Román. A mediados de ese mismo mes se remitió a Roma para que el postulador de la Causa revisara los trabajos e introdujera las correcciones necesarias para poder pasarlo al relator. El relator es el último responsable de presentar la Positio ante la Congregación para la Causa de los Santos y el encargado de defender las virtudes heroicas del Siervo de Dios ante las distintas comisiones que estudien la documentación.

Como se puede observar el envío de la Positio a Roma ha coincidido con la crisis del coronavirus, por cuya causa se han paralizado los trabajos en las diversas oficinas de la Santa Sede. En esta fecha, no tenemos conocimiento de que se haya iniciado la revisión necesaria de los documentos enviados para seguir con los trámites indicados.

No obstante, para una mejor valoración de la situación del proceso de canonización de don Abundio, resulta conveniente saber que si la Positio llega hasta el final y concluye de un modo positivo, entonces supondría el reconocimiento de las virtudes en grado heroico del Siervo de Dios y la Iglesia pasaría a considerarle Venerable.

Para que el proceso de Canonización avance y don Abundio sea reconocido primero como beato y después como santo, no es sólo necesario este paso –por muy necesario y fundamental que sea–, sino que es preciso también que la Iglesia reconozca dos milagros hechos por Dios, por mediación del Siervo de Dios. Para lograr este reconocimiento, se ha de partir de algún hecho extraordinario realizado bajo la invocación de don Abundio, elaborar los expedientes correspondientes y pasar por el examen de La Congregación para la Causa de los Santos.

Que haya o no hechos extraordinarios no depende de los que profesamos devoción al Siervo de Dios. Eso es una gracia divina que cuando Dios considere oportuno servirá para señalar a don Abundio como objeto de su complacencia para bien de la Iglesia, de los trabajadores y de las Hermandades del Trabajo. No obstante, es difícil que se de esos hechos extraordinarios, si no avanza la fama de santidad del Siervo de Dios, no se acude a su mediación en situaciones especialmente graves y no se comunican las gracias recibidas.

Los favores que muchos recibimos por mediación de don Abundio, no son hecho extraordinarios, son favores que recibimos como una gracia por medio de la intercesión que él hace ante Dios. Pero al comunicarlos a la Fundación Abundio García Román y al publicarlos ésta, se va promoviendo la fama de santidad del Siervo de Dios y estimula a que otras muchas personas –sobre todo más allá de los límites de las Hermandades del Trabajo– busquen en sus necesidades la mediación de don Abundio ante Dios.

Es en este círculo que va de la fama de santidad a la petición de favores y de la publicación de dichos favores al aumento de la fama de santidad, que cabe esperar que Dios pueda realizar un hecho extraordinario y que éste, previa tramitación de los expedientes correspondientes, sea reconocido por la Iglesia como un milagro.

Aquí, todos los que reconocemos la figura de don Abundio y, de un modo u otro, le estamos agradecidos, portamos un compromiso de promover la Causa de su Canonización. No es un compromiso externo a nosotros, debe ser amasado en un corazón que confía en su mediación ante Dios para el bien de la Iglesia, de los trabajadores y las Hermandades del Trabajo que él fundó.

ORACIÓN PARA LA DEVOCIÓN PRIVADA

Señor, te rogamos te dignes glorificar a tu siervo Abundio, que con su palabra y ejemplar ejercicio de su ministerio nos enseñó el camino para la santificación del mundo del trabajo.

Por su intercesión te rogamos nos concedas la gracia que necesitamos, y haz que a imitación suya luchemos sin descanso por la extensión de tu Reino. Te lo pedimos por Jesucristo Nuestro Señor. Amen

Padrenuestro, Avemaría y Gloria.

Se ruega a las personas que hayan obtenido algún favor por la intercesión del Siervo de Dios lo comunique a:

Fundación Abundio García Román

C/ Raimundo Lulio,3. 28010 Madrid (España)

e-mail. fundacion.agarciarom@hhtmadrid.com